“Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía y antes que nacieses, te tenía consagrado”